miércoles, 8 de abril de 2009

SEMANA DE LA MODA EN LONDRES


Al evento de la Semana de la Moda de Londres no sólo asisten diseñadores de fama internacional, casas de costura líderes y modelos glamorosas, sino un grupo de modistas que se autoproclaman ecológicos y éticos.
Un vestido reciclado, una chaqueta de fibra de plátano, una cartera que "habla por los animales" y un collar de marfil vegetal podrían estar entre las piezas que forman parte del último grito de la moda.
London Fashion Week (Semana de la Moda de Londres), que se celebró entre el 20 y el 25 de febrero, es uno de los eventos más esperados por quienes siguen las pasarelas.

En esta edición, la número 25, un grupo de diseñadores mostró que se ha abierto su propio espacio en una industria que ha sido duramente criticada por lo que algunos califican de derroche y superficialidad.

Treinta y siete modistos, que expusieron en la sección llamada Estethica, comulgaron con una "moda sostenible", basada en la protección al medio ambiente, el reciclaje y el comercio justo


Reciclar


Elena García es una diseñadora española que trabaja principalmente con seda natural y lana, pues son materiales que, según le dijo a BBC Mundo, "tienen un impacto bastante bajo en el medio ambiente".
"Intento ser lo más ecológica posible", señaló. "La seda la tiño de acuerdo con los pedidos que tengo, pues busco reducir la cantidad de desperdicios. No tiro nada".
García indicó que recicla todo lo que queda cuando corta los patrones, pues los trozos los usa después en otras piezas.
La modista también compra ropa en las tiendas de beneficencia y le pone su toque: la arregla, la tiñe, la adorna y después la vende más cara.
Pobreza

Uno de sus objetivos como diseñadora es animar a los demás a reciclar sus propias prendas para que las vuelvan a usar de otra manera. "Intento que haya menos ropa que se bote", dijo García.
En esa cruzada, se le une la organización no gubernamental de desarrollo Oxfam, también presente en la Semana de la Moda de Londres.
Con el eslogan "Be humankind" (Se parte de la humanidad), Oxfam regala bolsas de tela para que los visitantes donen a la organización la ropa y los accesorios que ya no usan.
De acuerdo con estadísticas de la organización, existe ropa sin usar, valorada en unos US$6 millones, que podría ser vendida para recaudar fondos con miras a ayudar a los más pobres del mundo.


En Pro de los animales




Entre los expositores de la Semana de la Moda de Londres estuvo LeJu, una joyería que utiliza principalmente el marfil vegetal de Sudamérica.

Una de las razones, según la diseñadora Lenny Trines, por la cual Leju usa ese material es porque se quiere frenar la matanza de elefantes que en algunos países ocurre para obtener marfil de sus colmillos.
"La idea es mostrarle al mundo que existe una alternativa al marfil animal, pues la textura del marfil vegetal es muy parecida", le dijo uno de los fundadores de Leju, Juan Muñoz, a BBC Mundo.
Por otra parte, al promocionar el uso de este recurso natural también se ayuda a los agricultores en Colombia y en Ecuador a que mantengan sus plantaciones y puedan comercializar las semillas, señaló Muñoz.

Moda con conciencia


Algunos diseñadores, como Lucy Tammam, sólo usan telas de origen vegetal como las que se producen a partir del bambú, de la ortiga, del cáñamo, del maíz y del plátano.
También utilizan seda ecológica, en cuyo proceso se respeta el ciclo de vida de los gusanos.
Las fibras artificiales y sintéticas, como el poliéster o el nylon, son evitadas por varios modistas porque no son biodegradables.

fuente: BBC

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin