martes, 25 de noviembre de 2014

#PorunaNavidadsinRegalos El verdadero significado de la Navidad

Hola a todos, pues pensé mucho en como escribir este post, a partir del fin de semana denominado "buen fin" me surgió la idea y un poco la nostalgia de mi infancia en estas épocas. Bueno todos sabemos que ya se acerca Navidad, y la televisión, el radio, los espectaculares y todo lo que es medio de comunicación nos dice todo el tiempo que la Navidad es para regalar entonces que está bien que te endeudes todo lo que puedas para que puedas regalarles a todos tus amigos y familiares algo especial esta Navidad. Entonces te vas a las tiendas y todo está a Meses sin Intereses, para que empieces a pagar en Febrero de 2016 y hay "ofertones" de fin de año. Pero yo ya estoy harta. Porque cada época es lo mismo con el radio, la TV y los periódicos. Publicidad y más publicidad para que te endeudes con lo poco que tienes. Y te crean la necesidad de TENER, TENER, TENER. Tener el último smartphone, tener el nuevo chaleco con pelos de MK, tener la bolsa divina del aparador, tener el carro del año, tener la lavadora con 250 ciclos de lavado, el chiste es que la Navidad se ha convertido en una época perfecta para gastar y gastar sin ponernos si quiera a analizar si realmente necesitamos lo que nos dicen que compremos.

¿Cómo me vino esto a la mente? Bueno pues estaba haciendo la lista de los regalos de este año y llegue a la abuelita de mi esposo que tiene Parkinson y está desgraciadamente ya muy malita. En silla de ruedas y tiene 83 años. Entonces me detuve a pensar ¿Que le regalo? ¿Le regalo algo? ¿Ella no necesita nada ahorita? Lo que ella quisiera es estar sana, no necesita cosas materiales, necesita que la acompañen sus nietos e hijos, necesita calor de familia y abrazos y besos.



Entonces me quede pensando que realmente en Navidad es lo que todos necesitamos. No necesitamos regalos, necesitamos estar unidos con nuestras familias, perdonar a las personas que nos han hecho daño, ayudar a los necesitados. Lo que siempre fue la Navidad cuando yo era niña, porque la Navidad antes no giraba en torno a los regalos. Giraba en torno a todos estos sentimientos que normalmente en todo el año no tenemos: Perdón, unión, amor, familia, tolerancia, etc. La celebración de la Navidad era sobre dar gracias de lo bueno y malo que tuvimos en el año y se concentraba en recibir a los parientes lejanos y en cenar y celebrar que estábamos bien y con salud. Los regalos (si había) eran al final, después de toda la celebración. Pero ahora es al revés. Ahora todo gira en torno a los regalos y nos hemos olvidado de eso que hacía tan característica a la Navidad. Las tiendas se abarrotan como si fuera lo único que vale la pena.

Después de analizar lo de la abuelita de mi esposo también como balde de agua caí en cuenta que la hija de la señora que nos ayuda en la oficina tiene un problema de riñón desde niña y ha salido adelante sin transplante pero tienen que estar muy al pendiente de ella y que la que le ayuda a mi compañera es de una comunidad huichol y huyó de la sierra porque la golpeaba el marido y su mamá también llegó huyendo y mi compañera me pidió cobijas y almohadas para el cuarto donde viven. En fin y si le rascamos salen cosas que por vivir rápido y de acuerdo a lo último de la moda y el lifestyle no vemos.

Entonces este año ya hablé con todos mis familiares. No habrá regalos de parte nuestra ni entre mi marido y yo. Pero si habrá mucho amor, calor de hogar, una cena deliciosa y mucho apoyo para todas estas personas que están a nuestro alrededor y sí podemos hacer algo por ellos.


Ayotzinapa, Sierra Leona, Siria, están muy lejos. Y por más que nos duela el corazón no podemos hasta cierto punto hacer nada por ellos. Pero si podemos ayudar y reconfortar a aquellos que tenemos cerca y que nos necesitan. Abramos el corazón en Navidad a todas estas personas. Nuestros viejitos, las personas que nos ayudan, algún albergue que conozcamos, visitar a alguien en el hospital etc... La Navidad es época de amor y de DAR (tiempo, alegría, besos y abrazos) no sólo de Regalar cosas materiales.

Así que mi wishlist se reduce a:

1.-Salud para mí y toda mi familia y amigos.
2.-Éxito en los nuevos proyectos.
3.-Felicidad y calor de hogar.

También les recomiendo otro post que escribí sobre las Posadas en México muy a la par del de hoy.


8 comentarios:

Rocio @ Casa Haus dijo...

Wow, Ana. No podría estar más de acuerdo contigo. Yo llevo mucho tiempo pensando que la Navidad ha cambiado mucho, ya no es la de cuando éramos chicos. Ahora es comprar, comprar, comprar. Así que te aplaudo por esta determinación de vivir la Navidad como realmente se debe...

Nosotros, hace un par de años, hicimos lo mismo... sólo que fue muy difícil e incómodo no darle nada a nuestras familias, y sí recibir regalos de ellos, aunque les pedimos que no lo hicieran. En fin... otra buena opción es hacer detalles, preparar regalos con significado y hacerlos uno mismo. ;)

Pero bueno, este tema da para mucho!!!!!

Ojalá nos podamos ver pronto!!!!

Lilith dijo...

Muy buena reflexión. En casa hace ya tiempo que discutimos eso,que Navidad no es comprar, comprar, comprar... y también nos pasó como a Rocío que algunos llegaban con regalos y era un poco incomodo... nosotros lo solucionamos con un intercambio familiar, nuestra familia nuclear, la que esperamos cada cena de Navidad crece cada año con sobrinos y cuñados y simplemente crecemos la lista del intercambio y seguimos comprando solo un regalo. Sin embargo cada año nos bombardean con el consumismo y algo se nos vuelve a contagiar. Creo que esta es una buena oportunidad para una Navidad DIY.
Besos y ya hace falta reunión ;)

purasvagancias dijo...

Tienes razón, desde hace algunos años la época navideña se ha reducido al frenesí de buscar regalos. Y ese frenesí ha comenzado más temprano desde que se instituyó el Buen Fin.

Lo bueno es que la época, el frío, la tendencia a comer para consumir las calorías que se necesitan para mantener la temperatura corporal estable invitan a estar junto a otras personas. Reunirse por un sentimiento que nos hace más humanos.

Lo que debería valorarse son los momentos, como las comidas o cenas que invita el patrón y convivir con tus compañeros de trabajo fuera de la oficina, invitar a un viejo amigo a tomar algo para ver cómo va todo con su vida, dejarse fluir en compañía de la familia, visitar a todos nuestros familiares sólo por el gusto de verlos... Hacernos más humanos.

Me gustó mucho tu reflexión. ¡Saludos!

Maya H dijo...

totalmente a favor de la propuesta mi estimada ana :)

Angie Vázquez dijo...

¡Claro, Ana! De eso se trata. Para mí, navidad es estar con la familia y compartir un poco de lo que tienes, sin que eso signifique algo material.

Hoy te llevas todos los aplausos.
Te mando un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Me conmoviste con tus ideas, ESTOY totalmente de acuerdo, que importante es ayudar a los que tenemos cerca, el compartir lo que ya no necesitamos y a alguien le sirve mucho, como la cantidad extrafalaria de ropa que hay veces juntamos. En vez de gastar dinero y tiempo en filas de tiendas, invirtamos esta vida en acompañar y estar cerca de los que tanto queremos. Tienes un corazón hermoso. Salud siempre.

Emilia dijo...

Yo eso lo entendi hace mucho tiempo con la enfermedad de mi mamá pero es cierto la navidad no es llenarte de regalos y querer tener tener tener. Muy bien hecho amiga todas mis felicitaciones y abrazos y mucho mucho exito con la abue de tu marido todas las buenas vibras del mundo, y un millon de abrazos y cosas buenas para ti =)
Saluditos

Patti Graveley dijo...

muy bien por ti Anita!!! Sin duda la unidad familiar es algo que el dinero no puede comprar además de como dicen por ahí "hay más felicidad en dar que en recibir" y una forma es ayudando a las personas que nos rodean :D
Un abrazo fuerte!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin